ActualidadEnergías Renovables

¿Qué propone la UNEF para reactivar el sector fotovoltaico?

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) presentó esta semana un documento en el que analiza la situación actual del sector fotovoltaico tras el impacto de la pandemia y propone una serie de medidas para su reactivación. Esta iniciativa pretende poner en valor la aportación del sector a la economía y defender el potencial de la energía solar como motor económico para el país una vez superada la crisis sanitaria.

El año 2019 fue el mejor de la historia para el sector fotovoltaico en España: en plantas en suelo, se instalaron un total de 4.200 MW de nueva capacidad y los autoconsumos sumaron otros 459 MW. Estos resultados nos situaron a la cabeza de Europa en nueva capacidad instalada y en sexta posición a nivel mundial. El objetivo para este año era igualmente ambicioso (alcanzar los 2GW en plantas y 600 MW con autoconsumos), pero entonces sobrevino la Covid-19.

El plan antiCOVID de Fundeen

Renunciamos a nuestra comisión de estudio y nos ofrecemos a financiar, a través de nuestra plataforma, todos aquellos proyectos de autoconsumo industrial que no estén prosperando.

El autoconsumo se ha visto fuertemente golpeado. Los proyectos están siendo retrasados y algunos definitivamente cancelados, observándose incluso la ruptura de contratos ya firmados. El motor de este segmento son las pymes, un tipo de empresa en la que se instala alrededor del 70% de la potencia. Es probable que, si las empresas tienen cierta capacidad de endeudamiento en una situación como la actual, la dediquen a su núcleo de negocio en lugar de al autoconsumo” señalan desde la UNEF.

El Pacto Verde Europeo, palanca de recuperación de la Unión

Una vez superada la pandemia, se implementarán todo tipo de planes y estrategias para impulsar una rápida recuperación de la economía. En esta línea, son diez los países de la Unión Europea (España entre ellos) que reclaman que el Pacto Verde Europeo se convierta en el vehículo para la reactivación económica. La UNEF defiende así que el sector fotovoltaico “puede y debe tener un rol protagonista en la recuperación, no solo por los beneficios que aporta al sector eléctrico, sino por su aportación al conjunto de la economía y la sociedad”.

Las renovables generan una valiosa actividad económica allí donde se emplazan. Y esta actividad no se limita al proceso de construcción de las instalaciones, donde intervienen multitud de profesionales de diversas disciplinas, sino también a todo el ciclo de vida de estas plantas. En otras palabras, una instalación fotovoltaica requiere de técnicos y especialistas en tareas de mantenimiento por un periodo de, al menos, treinta años.

Las energías renovables en España, ¿en qué punto estamos?

Los datos reflejan que el cambio de modelo energético no es tanto una meta, sino una realidad. Te contamos todo sobre las energías renovables en España.

España, un país aventajado en el sector fotovoltaico

Estos son algunos de los factores que enumera la UNEF para reivindicar el liderazgo de España en la fotovoltaica:  

  1. Nuestro país cuenta con empresas líderes a nivel mundial que, además, poseen tecnología propia que aporta valor añadida a la cadena de valor de un proyecto. Algunas de estas compañías especializadas en la fabricación de componentes fotovoltaicos, están entro los diez mayores fabricantes a nivel mundial de inversores y seguidores solares. En concreto, cuatro de las diez mayores empresas del sector son españolas: Soltec, Nclave, PVH, STi Nordland.
  2. El sector fotovoltaico tiene una fuerte base industrial y, solo en el 2018, aportó al PIB más de 5.000 millones de euros. Este mismo año, la fotovoltaica empleó a más de 29.000 trabajadores, una cifra que en el 2019 se habrá incrementado notablemente: con los datos de IRENA, pueden estimarse otros 20.000 empleados directos e indirectos adicionales.
  3. España es un país que recibe abundantes horas de luz al año (recurso solar) y cuenta con territorio disponible para explotarlo.
Propuestas para la reactivación del sector fotovoltaico en España
El sol ha sido un recurso económico del país -a través del turismo- desde mediados del siglo XX.

La transición energética en nuestro país representa una oportunidad de producir energía limpia y, además, de proveer a nuestro tejido empresarial con electricidad más barata que la de los países de nuestro entorno. Las implicaciones de este hecho para nuestra economía son variadas, desde detener la deslocalización de empresas hasta atraer nuevas industrias. Además, señalan desde la UNEF, esta expansión de la fotovoltaica es hoy posible sin depender del dinero público.

La tribuna del CEO de Fundeen, Nacho Bautista, en el blog de la UNEF

«Nuestro futuro, el de España y el del resto del mundo, solo admite dos colores: o verde, o negro. Hagamos que sea verde»

Las propuestas de la UNEF para la reactivación económica

Respecto a las plantas en suelo:

  1. Diseño de un nuevo modelo de subastas de renovables que permita eliminar la incertidumbre en el precio y poner en marcha el sector fotovoltaico con rapidez.
  2. Revisión del marco regulatorio de acceso y conexión, estableciendo un procedimiento claro y trasparente para la obtención de los permisos. También elevar el criterio de potencia de cortocircuito, lo que permitiría aumentar la capacidad de la red.
  3. Reducción de los plazos de tramitación administrativa. Apostar por la digitalización permitiría realizar trámites simultáneamente y agilizar los plazos entre 6 8 meses.
  4. Regulación de la hibridación y de la sobreinstalación para un aprovechamiento óptimo de la capacidad de la red.
Situación del sector fotovoltaico en España

Respecto al autoconsumo:

  1. Incentivos fiscales temporales, amortización acelerada de las instalaciones e IVA reducido para los clientes domésticos.
  2. Reducción del término fijo de la factura eléctrica. Es necesaria una reforma de la fiscalidad ambiental para que quien contamine, pague.
  3. Simplificar y digitalizar las tramitaciones administrativas del autoconsumo.
  4. Lanzamiento de un programa de apoyo a los proyectos innovadores con fondos estructurales.
  5. Revisión del Código Técnico de Edificación para promover un mayor despliegue del autoconsumo.
  6. Reforma de la Ley de propiedad horizontal para agilizar la instalación de autoconsumos colectivos.
  7. Realizar una campaña de promoción de las administraciones públicas que comunique a los consumidores los beneficios de la energía fotovoltaica.

Fuente: UNEF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *