ActualidadCambio Climático

Cómo acelerar la transición energética


La transición energética es un objetivo asumido por la mayoría de las instituciones públicas, de manera que en 2050 se espera haber completado el proceso para reducir la dependencia de combustibles fósiles. En este post se indican algunas claves para acelerar el proceso.

transición energética

Por una nueva cultura energética: claves para acelerar la transición

Para cumplir con los objetivos que se marcan algunos estados europeos como Francia o Alemania es necesario dar un impulso. No en vano, las cifras de emisiones de gases de efecto invernadero no solo se han reducido, sino que aumentaron en 2015 y 2016.

Por otra parte, hay que ser realistas y asumir que los cambios en el mix energético van a variar según el país. El objetivo del 32 % en uso de energías renovables para el año 2030 en la Unión Europea se cumplirá de distintas maneras según la idiosincrasia de cada territorio. En España, las principales energías renovables son la hidroeléctrica, la eólica y la solar, con una gran proyección de crecimiento.

Una política que apueste por la reducción, para que en 2050 el uso de combustibles fósiles sea claramente minoritario, ha de seguir los ejes que se detallan seguidamente.

Cómo aumentar la concienciación social: ¿ejemplo y coordinación

La concienciación social tiene que partir de todos los agentes implicados, no solo de las instituciones públicas,sino también de las empresas y los particulares. De esta manera será más fácil conseguir el objetivo de reducir las emisiones de gases contaminantes y adoptar nuevas fuentes de energía.

Por ejemplo, las principales figuras del deporte o del arte pueden hacer mucho por promover la sostenibilidad y concienciar a la población, siendo ese uno de los objetivos a medio plazo. Esta política también tiene que ser una prioridad para los gobiernos a través de anuncios y campañas publicitarias.

Es fundamental que el mensaje llegue a los particulares para que estos asuman hábitos más respetuosos con el medio ambiente.

En consecuencia, va a ser necesario mantener la inversión en publicidad y marketing para que cale el mensaje. Por ese motivo, el ejemplo y la coordinación entre agentes se convierten en aspectos fundamentales.

¿Cómo modificar la cultura energética en las principales industrias?

Las industrias son las principales consumidoras de combustibles fósiles, pero son viables algunas medidas para modificar esa cultura energética. No en vano, hay que recordar que las empresas industriales son grandes consumidoras de energía eléctrica y, por lo tanto, todas las medidas que tomen conllevarán altas repercusiones.

En primer lugar, hay que renovar las instalaciones cuando estas queden obsoletas y reemplazarlas por sistemas de ahorro de energía. De esta manera, el impacto energético del crecimiento económico será más visible y se notará desde el primer momento. Estos sistemas también sirven para reducir significativamente las emisiones de gases contaminantes.

Por otra parte, hay que considerar la instalación de energías limpias allí donde sea posible. En edificios de viviendas, estadios de fútbol y pequeñas instalaciones agrícolas es posible instalar paneles de energía fotovoltaica para aspirar a la autosuficiencia energética. Cuando se trate de otro tipo de industrias, la energía eólica puede ser una alternativa interesante, sobre todo en países de alta producción como España.

¿Se puede impulsar el uso de energías renovables desde la Administración?

Las instituciones públicas pueden hacer mucho por cambiar la situación desde varios ámbitos. De hecho, son el principal agente que puede incentivar a las PYMEs a emprender este nuevo camino porque disponen de las herramientas necesarias para conseguirlo.

El primer elemento es la legislación, imponiendo límites a las emisiones de gases y exigiendo determinadas cuestiones a las empresas para que estas operen con normalidad. Por otra parte, las administraciones pueden promover la contratación pública de aquellas empresas que acrediten contar con un sistema de gestión energética profesionalcomo el ISO 50001.Finalmente, hay que recordar que la Administraciónha de cumplir con una función de control de lo establecido en las directivas europeas y las leyes nacionales.

En segundo lugar, las instituciones pueden invertir en renovables promoviendo las instalaciones allí donde lo consideren necesario, ya sea asumiendo la gestión directa o delegándola en una empresa. Para ello, es conveniente establecer una planificación a medio plazo que sea posible cumplir para que las energías renovables supongan una proporción mayor dentro del mix energético.

En definitiva, desde la Administración es posible hacer mucho por llegar cuanto antes al objetivo de la transición energética. Tener en cuenta este aspecto es positivo porque, en ocasiones, los inversores pueden encontrar oportunidades asociadas a este sector de actividad.

Conclusión

La transición energética es un reto colectivo que, además de necesario, puede ser muy rentable para quien busque revalorizar un capital. Desde Fundeen ofrecemos posibilidades de inversión en proyectos de energías renovables.

Queremos que nuestros inversores aporten su grano de arena a un mundo mejor. Si quieres más información, puedes entrar en: www.fundeen.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *