Cultura Financiera

¿Cómo calcular la rentabilidad de las renovables?


Fundeen es una plataforma de crowdfunding autorizada por la CNMV que permite a los usuarios invertir en proyectos de energías renovables desde solo 500 euros. A diferencia de un fondo de inversión, donde el cliente fía sus ahorros a un gestor, la financiación participativa proporciona plena autonomía. Es el usuario el que decide, en base a las características de cada oportunidad, en qué proyecto desea invertir. En el caso de Fundeen, el usuario puede estimar los beneficios económicos que le reportará una inversión antes de tomar una decisión, pero ¿cómo podemos calcular la rentabilidad?

Antes de entrar en materia, conviene entender cómo se articula el equity crowdfunding de energías renovables. Los inversores, cuando participan en la financiación de un proyecto, se hacen con cierto número (proporcional al capital aportado) de participaciones sociales, o acciones, de una sociedad vehículo. Esta SPV (Special Purpose Vehicle) gestionará una serie de activos que generarán energía limpia que más tarde se venderá al consumidor. Los beneficios obtenidos de esta venta se repartirán entre los socios de la SPV, los inversores, en forma de dividendos trimestrales, semestrales o anuales.

Calcular la rentabilidad de un proyecto

El mercado energético, a diferencia de otros sectores, permite estimar con bastante acierto los flujos de caja, por ejemplo, analizando el consumo eléctrico del cliente en los últimos años y realizando proyecciones a futuro. Así, conociendo el consumo aproximado del cliente, el precio del kWh y los distintos gastos que repercutirán en la SPV, Fundeen puede calcular la rentabilidad del proyecto.

El modelo ESCO permite a una empresa ahorrar en costes energéticos y evitar emisiones de CO2 sin asumir la inversión en un autoconsumo fotovoltaico o en cualquier otra tecnología de generación renovable. Con Fundeen, que opera con este modelo, son los inversores los que aportan el capital para su construcción, pero, a cambio, la empresa deberá comprometerse a adquirir la energía de la SPV a un precio que reparta beneficios entre sus socios. Por lo tanto, este precio tendrá que rentabilizar el capital aportado por los inversores, pero también deberá ser atractivo para el consumidor.

Calcular la rentabilidad de una inversión en renovables

Aún con el precio del kWh estipulado y habiendo analizado el consumo eléctrico del cliente, para calcular la rentabilidad con acierto es necesario tener en cuenta otras variables, como la inflación, la producción de la instalación, el precio de la energía en el futuro… A la hora de estimar la rentabilidad de un proyecto, Fundeen estudia multitud de factores acudiendo a organismos internacionales de contrastado prestigio y realiza sus proyecciones de forma conservadora para que, de producirse alguna desviación en las previsiones, esta sea para mejorar su rendimiento.

¿Cómo expresamos la rentabilidad?

Fundeen siempre expresa la rentabilidad neta de las oportunidades que publica en la plataforma, entendida como la media anual de las rentabilidades que el inversor percibirá. Con rentabilidad neta se entiende que ya se han descontado todos los gastos del proyecto, comisiones o los impuestos que apliquen en cada caso. El único aspecto que debe contemplar el inversor en el reparto de dividendos es la retención del IRPF, en el caso de las personas físicas, o del Impuesto de Sociedades, en el de las jurídicas. Esto es así porque este tipo de impuestos dependen en gran medida de las circunstancias particulares de cada usuario y desde Fundeen siempre recomendamos consultar este asunto con un asesor fiscal.

La inversión en energías renovables es, además, un tipo de inversión alternativa, sostenible y positiva para el medioambiente

La rentabilidad de los proyectos se expresa con la Tasa Anual Equivalente (TAE), que equivale a la Tasa Interna de Rentabilidad (TIR) anualizada. Recurrimos a la TAE como valor de referencia por dos motivos:

  • Proporcionar a los usuarios un valor que les permita comparar la rentabilidad con la de otros productos financieros, ya que el Banco de España obliga, desde 1990, a utilizar este índice. En otras palabras, expresar la rentabilidad a través de la TAE permite a los inversores comparar el rendimiento de una oportunidad determinada con otros productos de inversión.
  • Por otro lado, la TAE es un índice que homogeneiza la rentabilidad sobre una base anual, por lo que el resultado es más preciso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *