Cultura Financiera

¿Qué es la economía real?

A menudo, cuando hablamos de economía real, lo hacemos en contraposición a la economía financiera. Son realmente dos espacios económicos diferentes, cada uno cuenta con sus propias características y obedecen a lógicas distintas, pero no son completamente independientes. La economía real recurre a las finanzas cuando necesita recursos; y la financiera también influye sobre la real, por ejemplo, ahogándola por falta de liquidez.

La economía financiera se articula a través de distintas herramientas, como bonos y acciones, que acreditan a un inversor como dueño de una parte del capital de una empresa. Su naturaleza es especulativa, subjetiva, y está basada únicamente en el capital (dinero). Por ello, si algo caracteriza a los activos financieros es su alta volatilidad. No es extraño observar reacciones bruscas de este tipo de valores en un corto espacio de tiempo. La volatilidad en los mercados financieros es tal, que una información publicada en los medios de comunicación, o incluso un rumor que se propaga en los ambientes adecuados, puede hundir o disparar las acciones de una empresa.

¿Qué es la economía real?

Una acción representa una pequeña porción del capital social de una sociedad anónima. Un inversor puede adquirir cierto número de acciones de una compañía y, gracias a ellas, podrá influir en mayor o menor medida en el devenir de la empresa. Pero el valor de esta compañía, y por lo tanto de sus acciones, es subjetivo. Se podría dar el caso de que este valor sea fruto de una burbuja especulativa, es decir, que haya aumentado de forma anormal y que el precio de la acción esté muy lejos de su valor real. En estos casos, basta con que se propague información certera sobre esta burbuja financiera para que las acciones bajen rápidamente.

La economía real, menos vulnerable al miedo

Frente a la economía financiera, que es altamente volátil, la economía real se asienta sobre activos físicos, tangibles, que tienen valor por sí mismos. En esta categoría podemos incluir la inversión en metales y piedras preciosas, en bienes inmobiliarios, en arte y antigüedades y, como es nuestro caso, también en energías renovables.

¿Cómo invertir dinero en renovables?

Descubre cómo invertir en renovables desde 500€ y rentabiliza tus ahorros mientras contribuyes a cambiar el mundo

Cuando invertimos en economía real, como puede ser un activo inmobiliario, un vehículo o un lingote de oro, su valor también fluctúa, pero es mucho más estable que un activo financiero. Sin duda, su valor depende de multitud de factores, pero es más difícil imaginar un escenario de descalabro como los que se producen en los mercados financieros. El oro puede perder valor, y de hecho su precio varía como el de cualquier otro activo, pero es mucho menos volátil, es más difícil que su valor se hunda en cuestión de horas. ¿Podría un rumor desplomar el precio del oro o de una vivienda?

En Fundeen, por ejemplo, a través de nuestra plataforma ponemos a disposición de nuestros usuarios una serie de proyectos de energías renovables que ofrecen, de media, una rentabilidad del 7%. Cuando un usuario decide invertir en un autoconsumo fotovoltaico con nosotros, en realidad está adquiriendo una participación en una sociedad que será dueña de una serie de instalaciones y equipos que producirán energía. Luego, esta energía se venderá y los inversores percibirán dividendos a cambio.

Así, si la volatilidad era una de las características definitorias de los activos financieros, la economía real:

  • Está descorrelacionada de los mercados financieros, es menos vulnerable al pánico del parqué;
  • genera flujos más estables y predecibles en el tiempo, porque son inversiones a largo plazo.

Por ello, los activos reales son una alternativa muy interesante para los inversores porque les permite diversificar su cartera de inversiones y evitar el riesgo de concentración.  

+ info sobre FUNDEEN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *