Cultura Financiera

¿Qué es una ESCO?


Antes de definir qué es una ESCO, debemos entender por qué una empresa o consumidor se plantea invertir en mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones. Normalmente, hay dos razones de peso detrás de esta decisión: disminuir el gasto en energía que, en muchos casos, representa una parte muy importante de la cuenta de explotación de la empresa; y reducir las emisiones de carbono (CO2), bien por conciencia ecológica, o bien para evitar posibles sanciones medioambientales. 

Desarrollar un proyecto de eficiencia energética no es una tarea sencilla, especialmente para las compañías que no son especialistas en esta área. Primero serán necesarios diversos análisis y auditorías para comprobar que el ahorro derivado de esa inversión es real. Después, cuando llegue el momento de ejecutar el proyecto, habrá que coordinar a multitud de actores, desde empresas instaladoras hasta proveedores. Las ESCO (Energy Service Company), o ESE en español (Empresa se Servicios Energéticos), son empresas que prestan servicios energéticos y que nacieron, precisamente, para facilitar este proceso.  

Este modelo de negocio surgió tras la crisis del petróleo de 1973, cuando el sector energético desarrolló este modelo innovador para paliar las subidas en el precio de la energía. También durante esta época se asumieron los vínculos entre el cambio climático y la emisión de gases de efecto invernadero, que son, en gran medida, producto de la actividad humana y del consumo energético. Así, las primeras ESCO aparecieron durante los años 80 con el objetivo de desarrollar y promover proyectos de eficiencia energética, impulsando de esta forma una actividad positiva para el medioambiente.  

¿Qué es una ESCO? El origen de este modelo innovador

¿Cuál es su función? 

Como decíamos, si una empresa se plantea obtener un ahorro energético en sus instalaciones, antes deberá realizar una serie de auditorías o evaluaciones (principalmente técnicas, aunque también financieras y administrativas) para asegurarse de que el ahorro que se obtendrá es suficientemente atractivo como para justificar una inversión así. Incluso recurriendo a empresas externas especializadas en este tipo de análisis, esta fase solo es el primer paso, luego se tendrá que construir el proyecto y también financiarlo. Esto puede resultar intimidante porque los recursos necesarios para desarrollar el plan (tiempo y, sobre todo, dinero) son recursos que no se invertirán en otras cuestiones más estratégicas para la compañía o que mejoren la productividad de esta. 

¿Qué podemos hacer para evitar el cambio climático?

El propósito de las ESCO es permitir a las empresas externalizar estos proyectos y su financiación. Primero, se ocupa de realizar todas las auditorías pertinentes para garantizar, en la medida de lo posible, que el proyecto es viable e interesante para ambas partes. Luego, cuando llegue el momento de ejecutarlo, las ESCO saben cómo y con quien hacerlo, cómo obtener ayudas gubernamentales (si aplican) y cómo obtener una financiación alternativa para el cliente.  

¿Para qué sirve una ESCO?
Las ESCO no solo financian proyectos, también cuentan con el conocimiento y los contactos necesarios para maximizar el ahorro, tanto en la fase de ejecución como en la fase operativa.

¿Cómo funciona una ESCO? 

Pongamos por ejemplo una empresa del sector industrial que consume una media mensual de 100.000 kWh. Si el precio del kWh ronda los 10 céntimos de euros, podemos estimar un gasto mensual en electricidad de 10.000 €. Esta compañía decide realizar una inversión de 200.000 € para instalar un autoconsumo fotovoltaico que le permitirá ahorrar un 25% de su gasto energético: unos 2.500 € al mes. 

El modelo ESCO permite externalizar esta inversión: la empresa ESCO realiza el desembolso de 200.000 € y el consumidor le cede parte del ahorro energético para costear la inversión. De esta forma, el consumidor ahorraría 1.000 €, en lugar de los 2.500 € que ahorraría si hiciese él la inversión, y el tercero costea y rentabiliza la inversión gracias a los 1.500 € restantes. Recordemos que estas empresas no solo financian proyectos, también cuentan con el conocimiento y los contactos necesarios para maximizar el ahorro, tanto en la fase de ejecución como en la fase operativa. Así que este ejemplo es solo una simplificación para entender el modelo, porque lo más probable es que esta empresa del sector industrial, por si sola, no podría alcanzar esos 2.500 € de ahorro aunque sufragase íntegramente el autoconsumo.  

¿Qué es y cómo funciona una ESCO?

El acuerdo contractual entre un consumidor y una ESCO se plasma en un Contrato de Servicios Energéticos por Desempeño (ESPC), un documento que define: 

  1. Que la ESCO realizará todos los análisis y auditorías necesarios para detectar si existe o no un potencial ahorro energético. 
  2. Si es viable, se cuantifica este ahorro.
  3. Se especifican los procedimientos para diseñar e implementar el proyecto.    

Detectar este posible ahorro energético no es una tarea fácil, como tampoco lo es contactar con los instaladores, verificar la solvencia financiera de las partes, identificar todos los posibles riesgos asociados al proyecto y acordar la financiación. Una vez que la ESCO ha verificado que el proyecto es viable y ha concretado toda la información en el contrato, se firma el ESCP

Fundeen: modelos de financiación ESCO para democratizar la inversión en renovables 

Fundeen es una plataforma de crowdfunding que opera el mundo del autoconsumo con un modelo ESCO. Es decir, un promotor realiza todos los análisis previos necesarios para estudiar la viabilidad del proyecto. Después, Fundeen evalúa este estudio desde un punto de vista técnico, finaciero y legal-administrativo y decide si el proyecto es finaciable o no. Contamos además con una red de empresas colaboradoras que nos permiten dotar a los proyectos de los servicios necesarios para llevar a cabo el proyecto: ingenierías, instaladoras, proveedores, mantenedores, gestores, aseguradoras, etc. 

¿Cómo invertir en renovables?

Una vez se decide que la financiación del proyecto se publicará en la plataforma, son los usuarios de la misma los que aportan el dinero necesario para la construcción de una instalación a cambio de una rentabilidad. Esta rentabilidad se obtiene, como hemos visto, del margen de ahorro que describíamos en el apartado anterior.  

Los modelos ESCO no solo permiten externalizar las inversiones en eficiencia energética, también ayudan a las empresas a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. La actividad económica que hay tras este modelo contribuye a un desarrollo sostenible, creando puestos de trabajo locales y de calidad, impulsando una transición hacia energías limpias y luchando por un futuro verde.  


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *