Energías Renovables

Cómo empezar la transición hacia energías renovables


Las fuentes de energía renovables son limpias e inagotables. De modo que es razonable que uno de los mayores retos de la actualidad sea iniciar una transición hacia el aprovechamiento de las mismas. Sin embargo, el cambio hacia las renovables no es sencillo, dado que exige un fuerte compromiso por parte de empresarios, particulares y administraciones públicas. En este artículo se detallan algunas claves para completar con éxito esta transición hacia las energías renovables

Energías renovables y sus ventajas y desventajas

Como cualquier revolución, el salto a las energías renovables tiene ventajas y desventajas. A una modernización del sector siempre se vincula el desplazamiento de los núcleos más tradicionales y menos flexibles.

De modo que en el sustrato del que van a surgir flamantes empresas y buenas prácticas se enterrarán viejos negocios y prácticas tradicionales. Además, no faltan las voces que auguran que la revolución energética terminará siendo, de nuevo, una oportunidad para la especulación y el expolio.

transición hacia energías renovables

Los puntos fuertes de este nuevo sistema

Con la transición energética se intenta cambiar la forma de consumo por una más limpia y sostenible. El objetivo es reducir el impacto ambiental sobre un planeta que muestra ya algunas de las consecuencias de la sobreexplotación a la que se ha visto sometido.

De modo que esta ideología más moderna y responsable tratará de frenar fenómenos como el cambio climático o el aire tóxico que se respira en las principales capitales. De paso, se tratará de mejorar la salubridad general de la población e inducir nuevos hábitos de consumo más razonables.

Por supuesto, no son pocos los empresarios que han detectado un nuevo escenario de negocio. Así, se espera que la transición energética transforme también los parques empresariales y ofrezca nuevos nichos de mercado, de negocio y de empleo. De hecho, la inversión en renovables promete ser excepcionalmente rentable durante los próximos años.

Las desventajas de la reconversión energética

Se da por hecho que esta transición va a ser todo un reto para la industria energética tradicional. De hecho, las primeras estimaciones sugieren que dos tercios de los empleos mineros del sector del carbón desaparecerán durante la misma.

Además, queda por ver cómo van a funcionar las licencias y los derechos de propiedad industrial. Y es que la reconversión energética es una oportunidad para la sociedad al completo, siempre que todos los actores sociales se coordinen y compartan los beneficios de la misma. Pero también puede ser la ocasión ideal para frenar el desarrollo y dominar el mercado por parte de los grandes agentes económicos.

Balance: cómo empezar el camino hacia las renovables

En definitiva, la transición hacia las renovables es posible y deseable, si bien, para que suponga el impacto social que debería, habrá que conseguir recolocar y reciclar a todos los trabajadores desplazados. También deberá procurarse que el desarrollo de las tecnologías necesarias sea factible y rentable, al tiempo que se democratice el acceso a sus productos.

La posición europea frente al uso de energía renovable

La Unión Europea ha adquirido una posición muy clara a favor de la explotación de la energía renovable. Su propuesta ha sido que para finales de 2030, la eurozona reduzca la emisión de gases invernadero en un 40 % y que, al menos, el 27 % de la energía utilizada provenga de fuentes renovables.

Esto supone que las políticas públicas tendrán que empujar la investigación de energías limpias. También habrá que invertir en la instalación y dotación de equipos y parques energéticos.

Cómo pretende abordarse el reto de las energías renovables

Con los diferentes Estados miembros comprometidos con esta transición, los pasos del sector deben ser sólidos y decididos. De hecho, se plantea que después de una década se pase a emplear un 30 % de energías renovables sobre el consumo total.

Es de esperar que durante la transición se incentive la inversión en energía limpia, a la vez que se emplee una fuente provisional que parece ser el gas natural.

Una vez terminada la transición será técnicamente posible que el sistema eléctrico español se base en fuentes renovables.

Greenpeace

Se calcula que el potencial el Estado permitiría abastecer unas 56 veces la demanda eléctrica de la península en 2050, llegando a ahorrar una media que supere los 200 000 euros anuales.

Para que estas cifras se conviertan en reales es necesario que se retome la producción fotovoltaica , interrumpida en 2010. Otro elemento clave sería la promoción de la producción y la distribución colectiva, dejada en manos de la ciudadanía. La participación social en la comercialización de la energía limpia está siendo fundamental en otros Estados miembros.

Conclusión: una revolución en la que caben todos

Resumiendo, la transición energética tiene un carácter transversal que hace recomendable la participación e implicación de todos los agentes sociales. Concienciar a la ciudadanía, los agentes económicos y las administraciones públicas es el primer paso hacia un mundo donde las fuentes de energía renovables sustituyan a los combustibles sucios.


SUSCRÍBETE ☕📰

Invierte en renovables, impulsa un futuro verde!

Con estos datos personales, crearemos un perfil a tu nombre en nuestra base de datos para su tratamiento automático. FUNDEEN SPAIN P.F.P, S.L. es el responsable de tratamiento de estos datos con la finalidad de enviarte novedades, ofertas e invitaciones a eventos de Fundeen. Puedes ver como ejercer tus derechos de acceso, rectificación y supresión de los datos así como consultar información adicional y detallada sobre como tratamos tus datos personales en nuestra Política de Privacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *