Energías Renovables

¿Qué son las comunidades energéticas locales?


España se ha comprometido a alcanzar la neutralidad climática en 2050 y este ambicioso objetivo requiere reducir, al menos, el 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto al año de referencia, 1990. Una de las principales líneas de actuación previstas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) consiste en la integración de nueva potencia renovable, donde el autoconsumo y las comunidades energéticas locales están llamadas a asumir un papel muy relevante.

El MITECO anuncia 316 millones para las renovables

Esta iniciativa, que pretende apoyar aquellos proyectos innovadores que impulsen la integración de energías renovables, se enmarca en los objetivos del PNIEC

El autoconsumo permite acercar el punto de generación al de consumo y, por lo tanto, minimizar las pérdidas y el impacto de las renovables sobre el territorio. Además, convertir al consumidor en productor incrementa su implicación en la gestión de energía y amplía las posibles fuentes de financiación para este tipo de proyectos sostenibles.

Por otro lado, una de las fórmulas más interesantes para la penetración de los autoconsumos en la sociedad es el autoconsumo colectivo. En este caso, varios miembros de una misma comunidad (comunidad de propietarios, vecinos, empresas de un mismo polígono industrial, etc.) se benefician de una instalación de producción renovable, que puede estar ubicada en un radio de hasta 500 metros de distancia. Con todo, la gestión de este tipo de proyectos y de la inversión asociada puede llevar a estos colectivos de consumidores a constituirse como “comunidades energéticas locales.

Las comunidades energéticas locales según la normativa europea

Para impulsar el papel de la ciudadanía en la transición energética, la normativa europea ha definido dos nuevas entidades jurídicas:

  1. La comunidad de energías renovables, cuyo principal objetivo es “la realización de proyectos de cualquier naturaleza (eléctrico, térmico o transporte) siempre y cuando el origen energético sea renovable”. Para su desarrollo, se deberá garantizar que esta nueva figura pueda producir, consumir, almacenar y vender energía de origen renovable mediante contratos de compra de electricidad, así como asegurar su acceso a todos los mercados energéticos oportunos.
  2. La comunidad ciudadana de energía, que se ha definido para abarcar cualquier proyecto relacionado con el sector eléctrico, abarcando la distribución, el suministro, el consumo, la agregación, el almacenamiento de energía, la prestación de servicios de eficiencia energética y demás servicios energéticos, como suministrar energía a puntos de recarga de vehículos eléctricos. Estas comunidades podrán poseer, establecer, adquirir o arrendar redes de distribución y gestionarlas autónomamente.
Tejados solares para impulsar la energía renovable

Ambas figuras deben estar controladas por socios o miembros que se encuentren en las proximidades del proyecto (menos de 500m, o ubicados en la misma referencia catastral) y su objetivo será proporcionar “beneficios medioambientales, económicos y sociales a sus socios” o a las zonas en las que operen.

Las medidas del PNIEC

Para facilitar la participación de la ciudadanía, pymes y entidades locales en la transición energética, el PNIEC contempla los siguientes mecanismos de actuación:

  1. Se desarrollará un marco normativo para favorecer el desarrollo de estas nuevas entidades jurídicas. Este marco deberá tener en cuenta la casuística de aquellos sujetos o agrupaciones que podrían constituirse como comunidades energéticas locales (cooperativas, polígonos industriales, parques tecnológicos, comunidades de propietarios o zonas portuarias).
  2. Orientar al solicitante, eliminando barreras y facilitando los procedimientos administrativos, así como simplificando trámites.
  3. Promocionar aquellos proyectos de comunidades energéticas locales que sean representativos y viables.
  4. Programas de formación para que estas comunidades puedan contar con los recursos necesarios para identificar, tramitar, ejecutar y gestionar los proyectos y sus inversiones necesarias.
  5. La creación en el IDAE de una oficina para ayudar al diseño e implementación de estas comunidades; para ofrecer asistencia técnica, promover la adquisición conjunta de equipos y servicios; y para divulgar las mejores prácticas.
¿Qué son las comunidades energéticas locales?

Respecto a la financiación de los autoconsumos, pueden optar por las fórmulas de financiación tradicionales, o por el leasing si se busca reducir el impacto de la inversión inicial. En las instalaciones más grandes, la fórmula ESCO, que permite externalizar la inversión y la gestión del proyecto a cambio de ceder parte del ahorro obtenido durante un plazo de tiempo acordado, es también una solución con gran futuro.

Fuente: PNIEC


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *